¿Cómo debería planear mi presupuesto doméstico si no gano mucho?

Desgraciadamente, muchos de nosotros tenemos problemas para llegar a fin de mes. Después de pagar arriendo y las expensas básicas a menudo nos queda muy poco dinero y frecuentemente nos vemos obligados a pedir ayuda económica a nuestros familiares. Si te sientes identificado con este tipo de problemas, tienes que entablar un plan de gastos que te salvará de una crisis presupuestaria a mediados de mes. He aquí algunos consejos de cómo planear el presupuesto doméstico.

Revisa los gastos corrientes

El primer paso para preparar tal plan es escribir todos los gastos habituales que tenemos que cubrir cada mes. Entre estos deberían encontrarse: el arriendo, las facturas de servicios públicos, el transporte (tiquetes ferroviarios o de autobús, gasolina), cuotas de créditos o préstamos y las expensas para fármacos comprados regularmente. En el segundo paso tenemos que contar cuánto gastamos en comida (incluyendo los platos en restaurantes y las comidas a domicilio), en productos de limpieza y en entretenimiento. A continuación debemos comparar el total de nuestros gastos con el sueldo que nos llega a fin de mes. Si la suma de los gastos resulta ser más alta, deberíamos preguntarnos cómo hacer más ahorros.

·    Arriendo y las facturas de servicios públicos – es verdad que en el caso de arriendo no podemos hacer mucho, ya que su importe es usualmente fijo; podemos eventualmente cambiar el apartamento a uno más pequeño. Afortunadamente, podemos hacer algo en cuanto a los gastos de agua, gas y energía – basta solo cambiar algunos hábitos. Limitar el tiempo de uso de la energía eléctrica, apagar los electrodomésticos no usados, optar por una ducha rápida en lugar de un chapuzón en una bañera llena de agua, cerrar la llave mientras se friegan los platos… hay muchos métodos de ahorro en el día a día gracias a los cuales podemos ahorrar unos euros al mes.

·    Transporte – en este ítem tenemos un amplio margen de ahorros. Si diariamente usamos nuestro propio coche, podemos cambiarlo por los vehículos de transporte público. Los buses y trenes públicos seguramente no son tan cómodos como nuestro carro, pero nos ayudarán a ahorrar en costos tales como la gasolina y el mantenimiento del vehículo.

·   Comida – el primer paso para ahorrar debería incluir el cambio de nuestros hábitos alimenticios: renunciemos a la comida en restaurantes y a esta que se pide a domicilio. Haciendo los platos en casa ahorraremos no solo dinero, sino también tiempo dado que siempre podemos preparar la comida en mayor cantidad y hacer reservas en el congelador. Además, vale la pena ir de compras solo una vez a la semana. Mercando cada día en una tienda de barrio gastaremos mucho más que yendo de compras a un supermercado donde muchas veces podemos encontrar gangas y descuentos.

·      Entretenimiento – todos merecen un momento de solaz. Lo importante es reflexionar, cómo podemos hacerlo de manera económica. Si somos amantes de las películas y no podemos prescindir de las idas al cine cada fin de semana, intentemos organizar una proyección en nuestra casa. En lugar de gastar dinero en boletas, popcorn y gaseosas, escojamos una película disponible online, invitemos amigos y sirvamos snacks y bebidas preparados por nosotros mismos. Con esta aproximación deberíamos revisar otros tipos de entretenimiento que solemos hacer regularmente y estos que devoran una considerable parte de nuestro sueldo.

Divide el presupuesto por semanas

Si ya sabemos cuánto dinero necesitamos para pagar los gastos de la casa y los servicios públicos, debemos depositar esta suma en nuestra cuenta e inmediatamente pagar todas las facturas. Una parte del importe restante dividámosla en cuatro partes iguales correspondientes a las cuatro semanas del mes. Este dinero lo vamos a gastar en comida, productos de aseo, cosméticos y medicamentos. El dinero que queda lo podemos tratar como un fondo para entretenimiento. Si todavía nos quedan algunos euros – ahorrémoslos! Con el paso del tiempo aprenderemos cómo manejar bien nuestro presupuesto y cómo optimizar los gastos. De este modo, poco a poco, nos daremos cuenta de que ahorrar es fácil – se necesita solo un poco de paciencia y disciplina.

Sin embargo, si tienes la necesidad de un préstamo que te pueda ayudar a llegar a fin de mes, escoge solo las entidades financieras confiables, tales como Creditstar. Los préstamos rápidos en Creditstar tienen requisitos claros y condiciones muy atractivas. En lugar de buscar dinero de fuentes poco conocidas, opta por una empresa de confianza.

El artículo fue escrito en colaboración con el servicio de préstamos Creditstar.

Deja una respuesta